Tiroiditis De Hashimoto
(tiroiditis linfocítica)

El término tiroiditis se refiere a inflamación de la glándula tiroides. Existen muchas posibles causas de tiroiditis (véase el folleto de Tiroiditis). La tiroiditis de Hashimoto, también conocida como tiroiditis linfocítica crónica, es la causa más común de hipotiroidismo en los Estados Unidos. Es un trastorno autoinmune en el cual anticuerpos dirigidos contra la glándula tiroides llevan a una inflamación crónica. No se sabe por que algunas personas producen anticuerpos, aunque esta condición tiende a presentarse en familias. Con el tiempo, sin embargo, esto conduce a una capacidad reducida de la glándula tiroides de producir hormonas tiroideas, lo cual lleva a un fallo gradual y eventualmente una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo). La Tiroiditis de Hashimoto ocurre más frecuentemente en mujeres de edad mediana, pero puede verse a cualquier edad y puede afectar también a hombres y niños.

Tiroiditis De Hashimoto FAQs

¿QUÉ ES LA GLANDULA TIROIDES?

La glándula tiroides tiene forma de mariposa y normalmente se localiza en la parte de adelante del cuello, su trabajo es formar las hormonas tiroideas, volcarlas al torrente sanguineo y entregarla a todos los tejidos del cuerpo.

Las hormonas tiroideas ayudan al cuerpo a utilizar energía, mantener la temperatura corporal y a que el cerebro, el corazón, los músculos y otros organós funcionen normalmente.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA TIROIDITIS DE HASHIMOTO?

No existe ningún signo o síntoma que se vea únicamente en la tiroiditis de Hashimoto.

Debido a que la condición usualmente progresa muy lentamente en el curso de muchos años, las personas con tiroiditis de Hashimoto pueden no mostrar ningún síntoma al comienzo, aún cuando se puedan detectar los típicos anticuerpos contra la Tiroperoxidasa (TPO) en las pruebas de sangre. Sin embargo, con el tiempo, la tiroiditis causa un daño lento y crónico de las células, lo cual conduce al desarrollo de un bocio (una tiroides agrandada) con fallo gradual de la tiroides. Eventualmente, la mayoría de los pacientes desarrollarán síntomas de hipotiroidismo (véase el folleto de Hipotiroidismo). Los síntomas de hipotiroidismo pueden incluir fatiga, aumento de peso, estreñimiento, aumento de la sensibilidad al frío, piel seca, depresión, dolores musculares y tolerancia al ejercicio que está reducida, así como menstruación irregular y abundante.

¿CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO DE LA TIROIDITIS DE HASHIMOTO?

El diagnóstico de la tiroiditis de Hashimoto se hace usualmente cuando los pacientes se presentan con síntomas de hipotiroidismo, generalmente acompañados de la presencia de un bocio (glándula tiroides agrandada) en el examen físico, y pruebas de laboratorio consistentes con hipotiroidismo (un nivel elevado de TSH en la sangre con niveles bajos de hormona tiroidea [Tiroxina libre]). Cuando se miden, los niveles de anticuerpos contra la tiroperoxidasa (TPO) usualmente están elevados. La TPO es una enzima que juega un papel importante en la producción de hormonas tiroideas.

Ocasionalmente, la enfermedad se puede diagnosticar tempranamente, especialmente en personas con una fuerte historia familiar de enfermedad tiroidea, durante pruebas de laboratorio de rutina, aún antes de que el paciente desarrolle síntomas de hipotiroidismo. En estos casos, suele verse una elevación ligera y aislada de la TSH en sangre, con niveles normales de hormonas tiroideas y anticuerpos TPO positivos.

¿COMO SE TRATA LA TIROIDITIS DE HASHIMOTO?

Los pacientes con anticuerpos elevados pero pruebas de función tiroidea normales (TSH y Tiroxina libre) no requieren tratamiento.

Para aquellos pacientes con hipotiroidismo más severo (TSH elevada y niveles bajos de hormonas tiroideas) el tratamiento consiste en reemplazo de hormona tiroidea (véase el folleto de Tratamiento con Hormona Tiroidea), que tomada por vía oral en una dosis apropiada es barata, muy efectiva en restaurar los niveles normales de hormona tiroidea y resulta en una mejoría de los síntomas de hipotiroidismo. Todos los pacientes con tiroiditis de Hashimoto que desarrollan hipotiroidismo van a necesitar tratamiento de por vida con Levotiroxina. El conseguir la dosis apropiada, particularmente al comienzo, puede requerir de pruebas de TSH cada 6 a 8 semanas después de cualquier ajuste de la dosis, hasta que se encuentre la dosis correcta. Después de eso, el monitoreo de la TSH una vez al año es generalmente suficiente.

Cuando la levotiroxina se toma en la dosis apropiada, no tiene efectos colaterales. Sin embargo, cuando se toma una dosis insuficiente la TSH permanece elevada y los pacientes pueden tener síntomas persistentes de hipotiroidismo (véase el folleto de Hipotiroidismo). Si la dosis es excesiva los niveles de TSH en sangre van a estar suprimidos y los pacientes pueden desarrollar síntomas de hipertiroidismo (véase el folleto de Hipertiroidismo).

INFORMACIÓN ADICIONAL

Más detalles sobre este y otros temas relacionados se encuentran disponibles en la sección información para pacientes de la web de la American Thyroid Association® www.thyroid.org.

Para información sobre organizaciones de soporte al paciente en relación a temas de tiroides, por favor visite la sección de Patient Support Links de la web en www.thyroid.org